Antártida: Hipótesis de Conflictos

Resultado de imagen para batallas militares en la antartida

 Argentina: Hipótesis de  Potenciales Conflictos

La conciencia del fin del tratado antártico en 2041,ha hecho surgir en Argentina diversas hipótesis de conflicto,principalmente con el Reino Unido,a esto se suma una incipiente conflicto derivado de la competencia geoestratégica de las potencias del hemisferio Norte por el control hegemónico geopolítico y geoeconómico del Ártico,el cual producto del cambio climático y del deshielo se vuelve atractivamente explotable desde el punto de vista económico y comercial(nuevos accesos a recursos,nuevas líneas de comunicación marítima,etc.),que ha despertado el interés analistas estratégicos y geopolíticos  argentinos.

Conflicto en el Ártico.

La carrera por los recursos naturales de los Polos se ha iniciado en el Ártico, que no posee ningún status de protección a diferencia de la Antártida, y en donde el deshielo -producido por el calentamiento global- , la escasez de recursos energéticos y el avance de las tecnologías de exploración, extracción, procesamiento y transporte, convergieron en una “guerra fría”, en cuyo decurso Estados Unidos, Rusia, Canadá, Dinamarca -junto con Groenlandia- , Noruega, Islandia, Finlandia y Suecia, se disputaron la posesión de la segunda mayor reserva mundial de petróleo y que concluyó con un acuerdo que implica dividirse la explotación del subsuelo ártico.

1165A causas del cambio climático, se produce el deshielo del Círculo Polar Ártico y en el Continente Antártico, ha ofrecido nuevas perspectivas para la explotación de los recursos naturales de áreas del planeta que hasta ahora se presentaban como inaccesibles por los desafíos tecnológicos y financieros a afrontar. Además de dejar expeditas nuevas vías de comunicación marítima tanto en el Océano Glacial Ártico como en los mares australes, lo que revaloriza la posición estratégica de ciertos enclaves geográficos como el archipiélago de las Islas Malvinas, segùn la Asociación Argentina de Derecho Internacional

“La importancia de este nuevo fenómeno del cambio climático – sostienen los analistas de AADI – decidió a los EEUU a reactivar su IV Flota con el objetivo de volver a patrullar el Atlántico Sur, y a programar la creación de una VIII Flota, que tendrá como área operativa los mares del Círculo Polar Ártico”.

Mirando al Sur

La reactivación de la IV Flota de EE UU como componente naval del Comando Sur, sugestivamente contemporánea a los descubrimientos de los mega campos petrolíferos en la costa brasilera – que convertirían a Brasil, en el octavo productor mundial de crudo de una calidad superior a la de Venezuela – más allá de los propósitos pacíficos alegados por EEUU, se vincularía también con el propósito de posicionarse de la mejor forma para el próximo reparto del continente antártico, sus reservas de agua dulce y combustibles fósiles, y su apertura a las corporaciones multinacionales. Estas corporaciones, en opinión del diplomático y ex ministro socialista Michel Rocard, en ocasión de la Trigésima Cuarta reunión consultiva del Tratado Antártico, realizada hace un par de años, en Buenos Aires, estarían presionando junto con algunos estados para suspender la prohibición de explotación petrolera y de gas en la Antàrtida.

Los Recursos de la Antártida

Los recursos energéticos de la Antártida – cuya cobertura de hielo es la mayor reserva de agua dulce del mundo: casi el 81% del total- serían más vastos que los del Polo Norte. En la península reclamada por la Argentina, que se superpone en parte con las pretensiones británicas y chilenas, se especula sobre la existencia de reservas de combustibles fósiles. En el contexto de una carrera virulenta en pos de apropiarse de los recursos naturales no renovables, Gran Bretaña desnudó su ancestral postura imperial, apremiada por las compañías que buscan petróleo, y le aseguran que en la plataforma submarina de las islas Malvinas, hay un potencial de ocho mil trescientos millones de barriles de petròleo, es decir el equivalente a tres veces las reservas actuales inglesas.

Click en la Imagen

minerales

“La relación entre los recursos naturales y el dominio sobre las islas es constante, de ida y vuelta. De hecho, los recursos naturales han sido la causa del aborto de las distintas negociaciones antes de la guerra de 1982, y una de esas negociaciones se rompió en 1974, cuando los británicos constataron el potencial petrolero en Malvinas”, explica Bruno Tondini, catedrático de la Universidad Nacional de La Plata y miembro del Centro Argentino de Estudios Internacionales (CAEI).

Pensamiento Argentino y Percepción de Amenaza

thediplomat_2015-07-20_15-05-18-553x360Según las conclusiones y propuestas del XXIV Congreso de la Asociación Argentina de Derecho Internacional, los países de la región solo podrán hacer frente al desafío implicado en la defensa de sus recursos naturales mediante la integración sudamericana, creando lo que los expertos han dado en llamar “soberanía regional”, y que supondría “declarar a los recursos de la totalidad del Acuífero Guaraní como propiedad inalienable de los países integrantes del grupo regional, y que por tratarse de un ecosistema, se debe promover su administración compartida y su utilización sustentable”, una doctrina de seguridad común basada en la defensa de los recursos naturales y la soberanía alimentaria de los pueblos del subcontinente como así mismo promover en la agenda del Consejo de Defensa de la Unión de Naciones Sudamericanas, que la presencia del Comando Naval del Atlántico Sur del Reino Unido en el archipiélago de las Islas Malvinas, constituye una amenaza a la seguridad de América del Sur y a la intangibilidad de sus recursos naturales, constituyendo por lo tanto una hipótesis real de conflicto”.

Comentario de la Redacción

El fin del Tratado antártico debería despertar en el pensamiento estratégico chileno, el interés por generar nuevas hipótesis de conflicto de ocurrencia potencial en el continente helado.

Click en la Imagen

papanin_1000_d_850

También desde el punto de vista  de la logística y de la adquisición de plataformas y armas,se debería planpficar la adquisición de  tecnologías duales y de sistemas de armas adecuados para la lucha  sobre y bajo  los hielos.Es así como otros países con pretensiones antártidas,están comenzando a plantearse la ampliación y modernización de punta del arma submarina, por lo cual sería necesario que en el futuro, si el desarrollo de submarinos de propulsión nuclear o de cualquier propulsión AIP convencionales,que no requieran de salir a la superficie por largas temporadas  capaces de realizar prolongadas  y reservadas patrullas antárticas. Algunas potencias piensan en la adquisición  y desarrollo de rompehielos militarizados de propulsión nuclear para su empleo una vez finalizado el tratado antártico ,recordemos  que el Tratado de Tlateloico sólo prohibe a sus  suscriptores las armas nucleares,no la propulsión nuclear.Santiago de Chile,28-09-2017

Equipo Podergeopolitico.com

Fuentes:The Diplomat,Revista de Aviación Argentina

Imágenes:Infodefensa,Tass.Defense Review.