El Canal Persa que Modificaría las Rutas Comerciales Globales

Moscú y Teherán estudian un proyecto para la realización de un mega canal trans-iraní a través de Irán, conocido como el Río Iraní o el Canal Persa, que comunicaría el mar Caspio con el golfo Pérsico a través de un estrecho artificial que costaría entre 6.000 y 10.000 millones de dólares pero implicaría grandes beneficios tanto para Rusia como para Irán, informa el diario Vzglyad.

Las Dos Variantes del Proyecto

Este proyecto consta de dos variantes o dos rutas distintas donde sería posible construir el estrecho: la primera y más corta, un ruta occidental de unos 765 kilómetros de longitud, nacería de la desembocadura del río Sefid, en la provincia noroccidental iraní de Guilán, hasta llegar a la región de Ahvaz, en la provincia sudoccidental de Juzestán, por el rió Karón, una zona muy próxima a la frontera con Kuwait.

La otra ruta, la oriental, es casi el doble de extensa, de unos 1.400 kilómetros de longitud. La misma comunicaría el mar Caspio partiendo desde el golfo de Gorgan hasta la zona de la bahía de Chabahar, en la frontera entre el océano Índico y el golfo de Omán, en la parte más sudoriental de Irán.

Ventajas y Desventajas

La variante  oriental, entre el este del golfo de Omán y el sudeste del Mar Caspio tiene una longitud total comprendida entre 1465 y 1600 kilómetros, en función del recorrido interior. Tendría la ventaja suplementaria de permitir el regadío y el desarrollo agrícola en las provincias secas del país, en el este y en el centro, en donde la ausencia de precipitaciones ha producido una enorme sequía estos últimos decenios. La vía navegable permitiría recargar de agua el manto freático.

La variante occidental, aunque mas corta, presenta grandes inconvenientes. Mide unos 950 kilómetros, y enlaza valles de ríos parcialmente navegables. Tendría que atravesar los valles de las montañas Zagros durante 600 kilómetros. El principal inconveniente de esta vía es la travesía de las alturas de Zagros, y de las provincias de Kurdistán y de Hamedan, donde debe ascender a más de 1.800

Independientemente de cual sea la variante elegida, para los expertos rusos, este proyecto abriría un rápido acceso al océano Índico para los barcos de su país, evitando así atravesar el territorio turco a través del Bósforo (también conocido como el estrecho de Estambul) y luego por el canal de Suez, en Egipto, para llegar al mar Rojo, luego al mar Arábigo, y desde allí al océano Índico.

 

Antecedentes

Los antecedentes más inmediatos de este proyecto se remonta a la conferencia internacional de Tashkent, celebrada el 20 de noviembre de 2008, la delegación rusa, con el alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, al frente, expuso su proyecto de Corredor Trans-Asiático de Desarrollo, una combinación de canal, carretera y ferrocarril que uniría la península de Yamal, el Mar Caspio y el Golfo Pérsico, con una conexión entre el Mar Caspio y el Mar Negro. Este proyecto consolidaría un sistema integrado entre el Mar de Kara al norte y el Mar Arábigo en el sur.

No obstante,los primeros esbozos de este proyecto surgieron durante la  segunda guerra mundial, cuando turquía ponía obstáculos en  el paso del estrecho  bósforo ,para el envío de pertrechos  a las fuerzas yugoslavas por parte de la Rusia soviética.

Perfiles Geopolíticos
Al concretarse este proyecto y entrar el Canal en funcionamiento,Rusia para salir a mares cálidos ,dejaría depender  de su paso por el estrecho del bósforo,controlado por Turquía y por ende la OTAN.
Para su marina y su comercio, Rusia busca un acceso hacia los mares cálidos desde la época de los zares Romanov. Hoy, a través de una estrecha vía que atraviesa Estambul entre el Mar Negro y el Mar de Mármara, los barcos rusos deben franquear los estrechos turcos del Bósforo, los Dardanelos, el Mar Egeo y el Mar Mediterráneo. Teniendo en cuenta las glaciales relaciones actuales entre Moscú y Ankara, desde que las fuerzas aéreas rusas abatieran deliberadamente un jet ruso en el espacio aéreo sirio, violando todas las normas de derecho internacional, la travesía del Bósforo por los navíos rusos es una empresa muy incierta, pese a los acuerdos internacionales sobre la libertad de tránsito.
Mantener la dependencia de Rusia respecto a esta vía siempre ha sido (y sigue siendo) una de las prioridades estratégicas de Occidente en la región. No es casualidad que las sanciones de EEUU a Irán de 1997 afectaran también al proyecto del canal Caspio-Golfo Pérsico. Las compañías y los países que prestaron apoyo a Teherán en la implementación de este plan han sido sometidos a medidas de presión financiera y económica. Y aunque la política de sanciones de EEUU respecto a Irán está en retirada , todavía no está claro si también se cancelarán las restricciones a las participaciones en este proyecto.
Por otra parte, también para los barcos iraníes o chinos, alcanzar los puertos mediterráneos europeos exige ahora la travesía del Canal de Suez, perteneciente al gobierno egipcio. A pesar de la Convención de Constantinopla de 1888, que acuerda el derecho de libre acceso a toda nación en tiempo de guerra y de paz, el gobierno egipcio, tal y como se hizo evidente con ocasión del golpe de Estado de los Hermanos Musulmanes de Mohammed Morsi, apoyado por los EE.UU., presenta también un riesgo político muy importante.
Evitando los estrechos turcos y el Canal de Suez egipcio, el canal iraní ofrece a Rusia y a otros Estados el camino mas corto hacia el Océano Índico.
Geoeconomía
La Modificación a las Rutas de Comercio Globales
Desde el punto de vista económico y geopolítico será en todos los planos un rival para el  canal de Suez, alterando significativamente los itinerarios de las rutas de comercio global existentes entre Eurasia y el Indo-Pacífico. El proyecto se aprobó en 2012 por el antiguo presidente iraní Mahmud Ahmadinejad, cuando las sanciones occidentales estaban aún en vigor. El coste se calculó entonces por Khatam-al Anbiya, empresa de ingeniería perteneciente a la Guardia Revolucionaria iraní, en unos 7.000 millones de dólares. En aquella época, en una situación propicia al bloqueo del proyecto, Washington había impuesto sanciones económicas a las empresas que participaban en el proyecto. Ahora, por diferentes razones geopolíticas, Washington ha levantado numerosas sanciones y Teherán  sigue adelante.

El canal del Mar Caspio iraní tiene una gran ventaja de seguridad: atraviesa estrictamente territorio iraní, espacio que está bien defendido.

Externalidades Positivas
Desde el punto de vista económico existen varias externalidades positivas que se derivan del proyecto.
1.-En primer lugar, por una parte creará el enlace marítimo mas corto entre el Golfo Pérsico e India y Europa del este, del centro y del norte. Por otra parte entrará en competencia directa con el canal de Suez y la inestabilidad política egipcia.
2.-Para Rusia presentará la gran ventaja geopolítica de ofrecer un acceso fácil y directo al Océano Índico, independiente del canal de Suez y de los estrechos turcos del Bósforo. Para Irán, en el plano económico, supondrá una gran fuente de empleo.
3.-Producirá cerca de dos millones de nuevos empleos en la construcción y el mantenimiento a lo largo del canal.
4.-También permitirá a Teherán relanzar las aisladas regiones del este, que se encargarían de la infraestructura, incluyendo la construcción de un nuevo puerto moderno en las regiones libres de Bam y Tabas, de astilleros navales y aeropuertos y de las nuevas poblaciones previstas.
5.-Así mismo, evitaría o reduciría considerablemente la desertificación, creando un obstáculo a la propagación del desierto hacia las tierras fértiles iraníes.
2347013_xliran-flag
NOTA DE LA REDACCION
Desarrollo,Conectividad y Poder Geopolítico
Las obras de infraestructura que dotan de movilidad y transpote a un país,son un elemento de indudable proyección y potenciamiento geopolítico.Mientras Estados Unidos y sus coaliciones tratan de consolidar  el cerco al Pivote Euroasiático,La  coalición euroasiática responde  potenciándose hacia adentro y eludiendo las rutas de transporte exteriores a través de la construcción de las propias através de gigantescas obras de ingeniería como lo puede llegar a ser este canal iraní  caspio-arábigo  y la  nueva ruta de la seda. Entre el ruido  de los trabajos y de la maquinaria pesada,parce que también se escuchará la nueva consigna China ” La Infraestructura Primero”.
(mayo 1, 2016)
Equipo Podergeopolitico.com
Fuentes:RT, Hispan TV, elespiadigital.com ,nuevoorden.com,reopolitik@geopolitica-mp
Imágenes:Sputnik News,Hispan TV.com,Tass