Elección de Macri: Consecuencias Geopolíticas y Militares

 Brasil y el eje Bolivariano

El presidente electo argentino Mauricio Macri quiere estrechar lazos con Brasil y buscará alejarse del eje bolivariano,entre otras cosas mediante reclamar por los presos políticos en Venezuela; también promoverá la derogación del acuerdo con Irán y trabajará por un acercamiento con EE.UU. y Europa.

Canciller Español

2123847

Una señal potente la dio Macri este 29 de noviembre al recibir al Canciller español José Manuel García-Margallo, quien se mostró muy satisfecho a su salida de la cita y declaró esperar que se vuelva a recuperar el nivel de relaciones “históricas” con Argentina.

Gradualismo

Con gradualismo en algunos casos y celeridad en otros, lo concreto es que el gobierno de Mauricio Macri dará un giro en la política exterior de la Argentina con un firme objetivo: reinsertar al país en el mundo, estrechar lazos con todos los países de América latina sin excepciones y establecer un descongelamiento de las relaciones con los socios tradicionales, como Estados Unidos y la Unión Europea.

El presidente electo no dio  detalles finos de lo que será la  estrategia diplomática. . Pero ya ha dado   pistas de que hará cambios sustanciales en la política exterior que fijó Cristina Kirchner en los últimos ocho años. “Queremos tener buenas relaciones con todos los países”, dijo Mauricio  Macri  la noche de la victoria electoral. Ayer, avanzó un paso más y dijo que propondrá al Congreso derogar el memorándum que selló Cristina Kirchner con Irán por la causa AMIA, y anticipó que en la próxima Cumbre de Mercosur, que se hará el 21 de diciembre, pedirá que se aplique la cláusula democrática contra Venezuela por la “persecución” del chavismo a dirigentes opositores en ese país,lo que le ha ganado los insultos públicos del Presidente Bolivariano Nicolás Maduro..

Desplazamiento del Eje

Desde la mirada latinoamericana, Macri buscará desplazar  a la Argentina del eje bolivariano alejándose Venezuela, Bolivia y Ecuador y de la Herencia internacional de los Kirchner. En su embate contra el chavismo, el presidente electo dará un fuerte respaldo a la oposición venezolana, que el 6 de diciembre próximo irá a unas cruciales elecciones legislativas. Es por ello que decidió reclamar firmemente por los presos políticos venezolanos y dio más gestos de este plan: en la noche de los comicios, Macri se abrazó en el búnker de Cambiemos con Lilian Tintori, la esposa del dirigente encarcelado por el chavismo Leopoldo López, y fue visitado en Buenos Aires por  Mitzy Capriles, la esposa del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledesma, que también está encarcelado bajo el mandato de Nicolás Maduro.

Mercosur y UE

Por otra parte, Macri quiere ir a Brasil en su primer viaje como presidente. Ha dialogado  con la presidenta Dilma Rousseff, que lo llamó para felicitarlo y le remarcó que buscará relanzar las relaciones entre ambos países, que en la gestión de Cristina Kirchner fueron muy ríspidas. Más allá de mejorar los vínculos comerciales con Brasilia, la estrategia de Macri apunta a reforzar desde allí las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea para lograr un acuerdo de libre comercio.

union-europea

“Brasil es un socio estratégico cuyo vínculo debemos reforzar para potenciar el Mercosur y en una segunda etapa establecer un acuerdo más ambicioso con la Alianza Pacífico en América latina”, dijo a LA NACION Fulvio Pompeo, uno de los coordinadores de la política exterior de Macri.

Desde el 11 de diciembre, el presidente electo buscará llevar a los hechos el  documento firmado en abril pasado por ex cancilleres y referentes de política exterior de todo el arco opositor del denominado Grupo Consenso, auspiciado por el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Aquel documento que suscribieron los referentes de Pro en política exterior, como Pompeo, Diego Guelar y Rogelio Pfirter, sostenía que “en el ejercicio del multilateralismo se debe orientar nuestro accionar externo y trabajar para fortalecer nuestras tradicionales relaciones con Europa y los Estados Unidos”.

Ya  hubo una señal de distensión por adelantado entre Buenos Aires y Washington con la carta de felicitaciones que envió a Macri el secretario de Estado, John Kerry, donde alentó a Estados Unidos y la Argentina a “trabajar estrechamente” con el nuevo gobierno. Por otro lado, fuentes del Departamento de Estado dijeron a LA NACION que “se viene una etapa de mayor diálogo y colaboración entre ambos países”.

Desde esta óptica,  Diego Guelar Secretario de Relaciones del PRO(el partido de Macri)instó a “restablecer los lazos con Estados Unidos hacia una normalización en las relaciones. No buscamos relaciones carnales ni una ruptura como hubo con este Gobierno. Nada de eso. Queremos con Estados Unidos vínculos de trabajo sin preconceptos”. En este sentido, Macri prevé profundizar las tareas de colaboración con Barack Obama en temas de cambio climático, comercio y lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. El presidente electo viajaría a Washington en enero para estar en la cumbre de presidentes por la seguridad nuclear y no se descarta que allí haya un acercamiento con Obama.

La Relación con China

banderas

La relación que se viene entre la Argentina y China no será fácil: Macri quiere mantener vínculos comerciales y espera también reforzar la línea de créditos y swaps que recibió Cristina Kirchner de Pekín. De hecho, viajarán en los próximos días a China referentes económicos de Pro por este tema. Pero también los interlocutores en política exterior de Macri aseguran que se revisarán los acuerdos secretos firmados por el kirchnerismo en materia de defensa, energía nuclear e infraestructura. Allí habrá otro giro en políticas que impusieron los Kirchner.

Decisiones estratégicas de Defensa para el futuro presidente.

Junto al congelamiento de la compra de Kfir a Israel, se supo que la Fuerza Aérea Argentina (FAA) que pidió presupuesto por cazas F-16 de las últimas versiones de la Lookhed.

Luego de congelar la compra de aviones Kfir a Israel, la Fuerza Aérea solicitó “precio y disponibilidad” de F 16 a EE.UU. como una aeronave de combate “definitiva” y cuya eventual adquisición también deberá decidir el futuro presidente.

161

Altas fuentes de la Fuerza Aérea defendieron ante Clarín el proyecto de los Kfir como un avión “de transición” y con un costo de solo 320 millones de dólares para luego pasar a un avión “definitivo” como el F-16 norteamericano o el Gripen sueco, que demandará una inversión de no menos de 2 mil millones de dólares a largo plazo.

Fuentes allegadas al jefe de la Fuerza Aérea, brigadier general Mario Callejo, definieron al Kfir como un “avión para diez años” para luego intentar comprar aviones de combate de una generación más reciente como el F-16 o el Gripen que construirá Brasil con licencia sueca. “El Kfir permitirá que los pilotos no pierdan su adiestramiento”, agregaron. La idea es que este segundo escalón empiece a funcionar en el 2026.

El contrato “llave en mano” de los Kfir incluye 12 aviones monoplaza y 2 biplaza para entrenamiento.
Las fuentes confirmaron que el ex Comandante de Operaciones y número tres del arma, brigadier Mario Roca, dio un paso al costado por “objeciones” a que se firmara el acuerdo por los Kfir “entre otras razones” y que ahora tiene una licencia extraordinaria por seis meses antes del retiro, tal como adelantó Clarín el sábado.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, dijo que el congelamiento del contrato con la empresa Israel Aeroespace Industries (IAI) se decidió porque una compra de esa envergadura le “corresponde tomarla al futuro presidente”. Por el monto en juego, el contrato debería haber sido firmado por el jefe de Gabinete Aníbal Fernández. Callejo solo había firmado la parte técnica del contrato que integra un llamado “Plan Transversal Sistémico (PTS)” de carácter secreto y que data del 2011. En ese plan estaban todas las alternativas que iban desde los Mirage en desuso españoles, los aviones chinos JF-17 Thunder y los F 16, entre otros.

Aviones Israelíes no incluyen armamento

Las fuentes confirmaron que el contrato con la IAI “no incluye armamento”. Por eso los críticos del proyecto decían que “se compraba un avión, pero no un sistema completo”. Por esa razón, se estaba negociando con la empresa israelí Rafael un contrato de otros 60 millones de dólares para comprar misiles Python, entre otras armas. Además, explicaron que el software de los Kfir va a permitir usar otro tipo de misiles como los Sidewinder norteamericanos que usan los Mirage de la Fuerza Aérea Argentina. Callejo participará el 27 de noviembre de la ceremonia de desprogramación de los Mirage III, que tienen 40 años de servicio, en la base de Tandil y así la Fuerza Aérea quedará sin ningún avión de combate supersónico.

7-avion-kfir-block-60

Además, las fuentes informaron que “8 de los 12 Kfir monoplazas” tendrán radares de combate Elta 2032 de origen israelí. El resto, cuando vuelen en misión de combate, “tendrá la misma información que los radarizados gracias a un sistema de data link”. El presupuesto no dio para comprar “cascos inteligentes”. Y esta decisión estratégica también quedó para el Presidente electo(noviembre 30,2015)

Equipo Podergeopolitico.com

Fuentes:Harry Magazine,La Nación

Imágenes: Ar.flash24.news,