La Política de Inteligencia del Nuevo Gobierno Peruano

A continuación reproducimos   de una Fuente absolutamente Abierta (el programa de gobierno de Pedro Pablo Kucinsky) los lineamientos centrales de la nueva política de inteligencia  del nuevo Presidente electo del Perú:

POR UNA INTELIGENCIA ESTRATÉGICA ¿CÓMO ESTAMOS?

images (2)

Luego de cinco meses de haber sido constituida, la Comisión del Congreso Nacional encargada de reorganizar la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) publicó su informe en agosto del 20151 . Su más importante recomendación fue solicitar que la DINI se dedique a la inteligencia estratégica, esto es, el acopio de conocimiento útil para la toma de decisiones al más alto nivel del Estado sobre las peligros, riesgos, debilidades y oportunidades del país en los ámbitos de la seguridad, la defensa y el desarrollo nacional. Lamentablemente, la DINI no ha estado cumpliendo esa función. Según la Comisión, se ha dedicado a competir en forma irregular con la inteligencia táctica y operativa que, sobre el frente interno, hacen los órganos de inteligencia del Ministerio del Interior y la Policía Nacional, además de realizar una inaceptable actividad de violación de la intimidad de las personas y de vigilancia de los opositores políticos del régimen. Mientras tanto, dos grandes temas han sido dejados de lado por esta Dirección: una es el frente externo, y el otro, la defensa cibernética, de importancia fundamental hoy en día. El panorama que nos ofrece el informe de la Comisión Reorganizadora da cuenta, en forma contundente, que a lo largo de quince años de democracia el país no ha logrado desactivar y sustituir la maquinaria de corrupción que fue el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) .Carecemos de un órgano civil y profesional que conduzca en forma discreta, prudente y responsable el ente rector del Sistema de Inteligencia Nacional (SINA), y sea capaz de proporcionar al Presidente de la República información oportuna, confiable y de calidad para la toma de decisiones estratégicas. Junto con una confusión sobre su rol, la más grande debilidad que muestra la DINI es la ausencia de un perfil profesional idóneo para sus integrantes. Esto explica la escasa formación de su personal, su alta rotación laboral y la falta de un adecuado sistema de selección y capacitación. Casi la mitad de quienes forman parte de la DINI proviene de las Fuerzas Armadas y la Policía sin especialización previa, siendo el 91% suboficiales. De sus 649 servidores, permanentes y destacados, solo una cuarta parte tiene educación universitaria (diecinueve con grado de maestría y uno con doctorado). Con esta precaria base profesional, no debe llamar la atención que el significativo aumento presupuestal de los últimos años, incluyendo los controversiales gastos reservados, no se haya traducido en una mejor labor de Inteligencia, sino en una sucesión de errores y despropósitos (Costa, G., 2015)2 .

untitled

¿QUÉ PROPONEMOS? OBJETIVO GENERAL: CONTAR CON UN SISTEMA DE INTELIGENCIA NACIONAL DE ALTOS ESTÁNDARES PROFESIONALES Y DEMOCRÁTICOS, QUE CONTRIBUYA A LA TOMA DE DECISIONES ÓPTIMAS Y OPORTUNAS, TANTO ESTRATÉGICAS COMO TÁCTICO–OPERATIVAS, EN LO REFERIDO A LA DEFENSA NACIONAL, LA LUCHA CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO, LA SEGURIDAD CIUDADANA Y LOS CONFLICTOS SOCIALES.

LINEAMIENTO ESTRATÈGICO 1: Reformular y fortalecer el Sistema de Inteligencia Nacional (SINA). La Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), cómo órgano rector del sistema, tendrá dos funciones principales, tal como lo ha recomendado su Comisión de Reorganización del año 2015. Primero, la producción de información confiable de importancia estratégica para la toma de decisiones del Presidente de la República y del Consejo de Ministros, con el objeto de garantizar la vigencia de los derechos humanos, proteger a la población de las amenazas contra su seguridad, defender la soberanía nacional y promover el bienestar general y el desarrollo integral de la Nación. Segundo, la conducción del Sistema de Inteligencia Nacional (SINA) y la articulación de sus distintos componentes, especialmente la inteligencia militar y la inteligencia policial, ambas de naturaleza táctica y operativa, cuya conducción está a cargo del Ministerio de Defensa y de los institutos militares, por un lado, y del Ministerio del Interior y la Policía Nacional, por el otro, respectivamente.

OBJETIVOS Y METAS (2016-2021) De acuerdo con los lineamientos estratégicos señalados, los principales objetivos de mediano plazo (2016-2021) son los siguientes: a) Establecer, el 2016, una nueva estructura orgánica de la DINI, que contemple cuatro direcciones de línea, a saber, la de Inteligencia Estratégica Interna, la de Inteligencia Estratégica Externa, la de Contrainteligencia y la de Inteligencia Técnica; comprendida en esta última la ciberseguridad y la ciberinteligencia. b) Contar para el 2021 con una Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) que supere las limitaciones profesionales y los abusos cometidos en los últimos 25 años por el ente rector del Sistema de Inteligencia Nacional (SINA), y que tenga como prioridades la inteligencia estratégica y la articulación de los componentes del sistema.

 

LINEAMIENTO ESTRATÉGICO 1: REFORMULAR Y FORTALECER EL SISTEMA DE INTELIGENCIA NACIONAL (SINA). 1.1. Acción estratégica 1: La DINI se dedicará a elaborar inteligencia estratégica y no actividad táctica u operativa. 1.1.1. Aprobar, el 2016, un nuevo marco normativo para la DINI, donde se precise su competencia exclusiva para labores de inteligencia estratégica para la toma de decisiones al más alto nivel del Estado Peruano. 1.1.2. Establecer, el 2016, una nueva estructura orgánica de la DINI, que contemple cuatro direcciones de línea, a saber, la de Inteligencia Estratégica Interna, la de Inteligencia Estratégica Externa, la de Contrainteligencia y la de Inteligencia Técnica; comprendida en esta última la ciberseguridad y la ciberinteligencia. 1.1.3. Formular, el 2016, una nueva doctrina de inteligencia, que se adecúe a los más altos estándares profesionales y democráticos. 1.1.4. Establecer, el 2016, un nuevo plan de carrera del profesional de inteligencia, que comprenda tres áreas funcionales, a saber, la labor analítica, la labor técnica y la labor administrativa. 1.1.5. Asegurar que la Escuela Nacional de Inteligencia cuente con una plana de profesores y técnicos capacitadores de primer nivel que garantice altos estándares de formación en inteligencia en una sociedad democrática. 1.1.6. Asegurar que la DINI cuente con enlaces de inteligencia a nivel internacional y con agentes en el exterior. 1.2. Acción estratégica 2: La DINI conducirá el Sistema de Inteligencia Nacional y articulará las labores de inteligencia táctica y operativa de los componentes militar y policial. 1.2.1. Asegurar el funcionamiento sistémico de la inteligencia nacional, estableciendo, el 2016, protocolos claros que definen los alcances de las labores de inteligencia estratégica, por un lado, y táctica y operativa, por el otro, y la manera como ambas son articuladas por la DINI. 1.2.2. Transferir, de inmediato, los equipos de interceptación de comunicaciones que adquirió la DINI el 2012, a la Dirección Ejecutiva de Investigación Criminal y Apoyo a la Justicia, de la Policía Nacional para su uso en la lucha contra el crimen organizado, bajo los mismos estándares de selección de personal y de control fiscal y judicial con que operan los equipos de Constelación. 262 1.2.3. Triplicar, el 2018, el número de agentes de inteligencia e investigadores en el Ministerio del Interior y la Policía Nacional, garantizando su especialización funcional y los estándares de calidad profesional propios de una sociedad democrática. 1.2.4. Establecer, el 2017, un sistema informático único que integre la información de inteligencia recogida por las distintas unidades policiales encargadas del combate al crimen organizado. (junio 10,2016)

Equipo Podergeopolitico.com

Fuentes Programa de Gobierno PPK

Imagen Comando de Campaña PPK