Lanzamiento de Misil Norcoreano: Repercusiones Entre China y EE.UU.

La creciente tensión entre EEUU y China a causa del doble desafío norcoreano -la prueba nuclear y el recurso a misiles de largo alcance- quedó de manifiesto en las últimas jornadas, cuando portavoces de ambas capitales intercambiaron críticas mutuas cada vez más subidas de tono.

Un portavoz del Departamento de Estado anticipó que el disparo del misil intercontinental pretendía ser “un bofetada inconfundible en la cara de quienes dicen que sólo hay que mostrar paciencia y diálogo con Corea del Norte” en una clara referencia a Pekín.

Un día más tarde un portavoz del ministerio de Exteriores de China dijo que la acción norcoreana era una respuesta “al reclamo constante de aquellos países que no dejan de presionar y pedir más sanciones. Es una bofetada a esos países“.

Las diferencias entre las dos superpotencias amenazan con paralizar la adopción en Naciones Unidas de las nuevas y contundentes sanciones exigidas por capitales como Seúl o Tokio, ya que EEUU necesita que Pekín no recurra a su derecho a veto.

En el pasado la colaboración de ambas capitales en el caso norcoreano llevó a que China apoyara las medidas de castigo rubricadas por la ONU tras las pruebas nucleares de 2006, 2009 y 2013, y el lanzamiento de un satélite en 2012.

Un informe interno de la ONU al que tuvo acceso la agencia japonesa Kyodo cuestionó el sistema actual de sanciones sobre el que dijo que existen “serias dudas sobre su eficacia” ante “el escaso nivel de implementación” que han asumido varias naciones.

A diferencia de Irán, que mantenía una amplia variedad de relaciones comerciales a nivel internacional, se estima que el 70% del comercio de Corea del Norte se realiza con China.

Pekín se opone a la expansión del programa nuclear norcoreano y de misiles de largo alcance y se sumó a la condena internacional por el lanzamiento del satélite, pero en términos mucho más comedidos que el resto.

Una portavoz del ministerio de Exteriores de Pekín, Hua Chunying, dijo que su país “lamenta” la operación norcoreana pero de inmediato pidió “a todas las parte que mantengan la calma y actúen con cautela”.

“Las sanciones no son una finalidad en sí mismas. Una nueva resolución no debería provocar más tensión o desestabilizar la Península coreana“, había advertido ya el ministro de exteriores chino Wang Yi, tras su reciente reunión con el secretario de estado de EEUU, John Kerry.

Pese al tono ambivalente de Pekín, los medios oficiales chinos no han escondido su disgusto ante la actitud de Pyongyang, que no cesa de contravenir los avisos de quien fuera uno de sus aliados más estrechos.( febrero 8,2016)

 

 

Equipo Podergeopolítico.com

Fuente.The Diplomat,Kyodo

Imágenes:Kyodo,Reuters