¿Por qué no hay una guerra de capacidades mundiales en el siglo XXI?

 

Resultado de imagen para misiles antibuque chinos

Por Diego Herrera G.

Introducción

Esto viene dado a condición de los últimos aconteceres del mundo. El enfrentamiento de Corea del Norte y EEUU, ¿un farol? Si bien no hay que pecar de especulación, pues, la actividad política es muy complicada de predecir sin un trasfondo estadístico de apoyo; sí se debe mencionar que ha habido un alcance de tensión muy fuerte a los ciudadanos del mundo, y sobre todo, para los norteamericanos.

la foto del perfil de Diego F. Herrera Gré, La imagen puede contener: 1 persona, barba, anteojos, exterior y primer plano

Pero, ¿por qué los países considerados como potencia militar no se han ido a la guerra? Primero, se considera una potencia militar cuando un Estado posee armas de destrucción masiva, incluida las nucleares. Pero claro, es evidente que hay ciertos países que no están cerca de poseer un arsenal que le combata a otras naciones.

Ahora bien, lo importante es poder rescatar los hechos: 1) EEUU envía tropas a la península de Corea, cerca de la costa de Corea del Norte; 2) Pyongyang responde verbalmente desde uno de sus altos mandos, diciendo que sí están preparados para una guerra de grandes proporciones; 3) Corea del Norte tiene un intento fallido de lanzamiento demisil (que no se sabe si fue nuclear o no, aunque al parecer fue que sí); 4) se descubre que EEUU y la flota que acompaña al USS Carl Vinson, en realidad, estaban merodeando por territorio marítimo de Australia, bastante lejos de Corea.

Axiomas de la arena internacional

Primero que todo, se debe entender que siempre, en la historia de las relaciones internacionales y la pugna por el poder, hay roces entre las naciones, entre los Estados, entre los pueblos. Va casi con la naturaleza del ser humano el tener que enfrentar, de forma bélica, los problemas; si no, cuéntenles eso a los venezolanos.

Segundo, los países desarrollados o que están en fases de desarrollo tienen un mayor alcance militar, y una mayor capacidad militar. Lo que significa que los países que tengan más recursos tienen mayor probabilidad de tener un mayor gasto en el área militar. Es obvio, sobre todo, porque el 90 % de la investigación mundial tiene fines militares (nueva tecnología, nuevo armamento, misiles híper sónicos…).

170428141552-china-us-north-south-korea-thaad-tease-780x439Por otro lado, todos los países y sus gobernantes lo que buscan es poder mantener la estabilidad del mismo, y a diferencia de la época clásica y pre moderna, los gobernantes tienden a la búsqueda de la estabilidad y no de un conflicto personal: al parecer, ni los más locos como Donald J. Trump (presidente de EEUU) y Kim Jong-Un (de la dinastía de los Kim), líder de Corea del Norte se atreven a ir a un conflicto de escalas nunca antes vistas.

Además, todo país con una escuela militar avanzada sabe que, por razones de la asimetría entre la teoría y la realidad, las tácticas de defensa y los sistemas de defensa no son 100 % efectivo, pues, la única forma de probar lo contrario es que haya un ataque, y si hay un ataque significa que los sistemas fallaron; la redundancia es que la única forma de mejorar los sistemas de defensas es, precisamente, viendo sus falencias, que son relevantes en épocas de guerras. Es un círculo vicioso ilógico, que a la larga termina en el dicho la mejor defensa es un buen ataque.

Por lo mismo, existe una noción previa de cada país que está a punto de irse a la guerra con otro país, y es que van a ver bajas civiles; por ambos lados. En una guerra no hay ganancias, solo pérdidas. Esto hace que muchas tensiones diplomáticas que pueden escalar en otro conflicto sean detenidos precisamente por la necesidad del gobernante de proteger a su propio pueblo. Las guerras más grandes entre potencias se han visto solo en el siglo XX, por última vez al menos.

Por último, el último axioma que se debe tener en cuenta es que no hay guerra que no llegue a casa, y tal es la prueba irrefutable del Daesh en Europa. Está claro que no tiene las mismas implicancias, pero el Estado Islámico ha conseguido crear bajas civiles, esparcir terror a lo largo del viejo continente, fomentar la ultraderecha europea, y que incluso Estados opten por medidas, políticas públicas, de inmigración. A ese alcance está hoy en día la guerra, no solo es una cuestión de armamento, es una cuestión política, económica y cultural.

Análisis de la situación

Para lo anterior quiero decir que hay tres pilares que se pueden ver en los acontecimientos narrados: a) existe efectivamente una subida de tensión entre EEUU y Corea del Norte, además, no es algo nuevo, pues al igual que la relación que EEUU tiene con Irán, es una cuestión que tiene altos y bajos. Por lo mismo, la tensión que fue provocada por los últimos hechos no fue nada nuevo. Es solo algo más de lo anterior, es solo un pleito más en los problemas familiares de casa. Pero claro, la política exterior de EEUU no tiene a Corea del Norte como un fin, sino como un medio. Es obvio que la b) tiene que ver con la gran pugna de poder entre EEUU y el eje asiático China-Rusia. Corea del Norte posee límites con China, acercándose a las ciudades de Pekín y Hong Kong, los dos grandes centros económicos y políticos del gigante asiático, por lo que conseguir el territorio de Corea del Norte es más que una delicia militar para los altos cargos militares estadounidenses. Por último, c) todavía no se llega a una confrontación militar entre potencias. Ha habido guerras, sí, Afganistán (2001), Iraq (2003), Libia (2012), Siria (2013); ninguna ha tenido una implicancia que le haya costado una gran significancia a países potencias como EEUU, Francia, Rusia, Gran Bretaña o incluso al ente de la OTAN.

A continuación les presento un gráfico de elaboración propia donde ilustro un poco lo anterior:

 

 

La anterior imagen muestra un acercamiento a la realidad vivida: la Tensión (T) es la que se genera entre los Estados del momento, o sea, Corea del Norte y EEUU; está el tiempo abajo como variable independiente (t), medida en meses, porque no hay más en realidad, por ahora; en el cruce de dos paralelas a ambos ejes está lo que yo llamo al punto de impacto colosal, que no es más que en otras palabras cuando las naciones usan todos sus recursos militares para acabar con la otra nación (incluido armas nucleares). En el eje de T, la tensión, está la siguiente escala: palabrería, que solo significa un cruce de palabras como lo que pasó con Donald Trump e Irán hace  poco tiempo; luego viene la política exterior agresiva, como las sanciones impuestas a Rusia; el siguiente es la movilización militar, que puede ser un despliegue como suele ser con ejercicios militares, paradas militares, exhibiciones, etcétera; luego viene la acción militar, que es representado como los 59 misiles de EEUU al aeropuerto militar sirio.

 Click en Imagen

grafico    Dentro del gráfico hay tres curvas:

  • La primera significa la tensión internacional (rojo): Más o menos, y evaluando los efectos de los últimos acontecimientos, hasta donde ha llegado la tensión norcoreana-estadounidense, que es a la movilización militar, pero nunca a una intervención, aún.
  • En segundo lugar está la tensión generada por la prensa, o sea, la tensión artificial (verde): las noticias, la televisión, Twitter, blogs, etcétera; pues, todo medio de comunicación anuncia la movida del presidente de EEUU. Esto genera un impacto, y más aún, genera titulares, que algunos le echaban la culpa al líder norcoreano, y otros al presidente Trump. Pero de todas formas, existe una subida muy rápida de la prensa, que ya hablaba de una acción militar, hasta que de repente va en caída, pues, los focos son otros.
  • Por último, está la tensión mundial (azul): esta es la del boca a boca, la de los youtubers, los estados de Facebook, los de la conversación en la mesa familiar. Además, se le añade el miedo de los inversionistas, las acciones de corporaciones, movimientos políticos internacionales, ONG, OI como la ONU, etcétera. Es la más catastrófica, pues, está enmarcada por el famoso reloj del apocalipsis que se supone que cuando dé a la medianoche es porque estamos en colapso planetario.

Lo que muestra el anterior gráfico es que la realidad de la tensión estatal entre el país asiático y la potencia anglosajona no es nada la misma con la que nosotros, los ciudadanos y otras entidades organizadas la viven. Es por eso, también, que aún no llegamos a una guerra. Cuando la tensión internacional se vea aumentada (que está dentro de las posibilidades) entonces estaremos más cerca de una catástrofe nuclear. Ahora bien, si la tensión mundial o la artificial pasan la línea de colapso no  significa nada, pues, la que importa al final es la tensión internacional, porque los Estados son los que poseen el uso legítimo de la fuerza, o sea, las FFAA.

El equilibrio de Poder

Por último hay que añadir que existe un equilibrio de poder militar entre las naciones potencias. Es decir, es el que se da cuando la Unión Soviética logra conseguir su primera bomba nuclear, pues, equilibró la balanza de la Guerra Fría con EEUU. Así, además, se fueron añadiendo China, Gran Bretaña, Francia, Israel (aunque no lo declara de forma oficial), Irán (sus  fallidos intentos al menos de desarrollar energía nuclear), Pakistán, India y, ahora, Corea del Norte.

1200px-USS_Carl_Vinson_on_patrol_in_the_Pacific_2003-06-10Este llamado equilibrio de poder que tienen estas naciones no es más que una capacidad de ver, de forma racional, que el otro Estado posee la misma fuerza de destrucción que uno. Es decir, la movida puede salirle cara al estado beligerante. Por ejemplo, se sabe que EEUU puede disparar contra Corea del Norte, pero la respuesta de esta, con un solo misil nuclear, sería suficiente para destruir la flota del USS Carl Vinson. Es por lo mismo, que no pasa nada, pues, las consecuencias son exponenciales al 11-S, las pérdidas son mayores que las ganancias.

misilhipersonicoEste equilibrio, eso sí, se ha ido perdiendo con el desarrollo de los misiles nucleares híper sónicos, que viajan a una velocidad de 12 mil km/h, incluso, a 15 mil km/h. Estos misiles tienen la capacidad de evadir los defensas anti misiles instalados alrededor del globo por las diferentes potencias. He aquí la clave, pues dije potencias, no potencia. Ahora mismo los países que tienen esta tecnología son EEUU, China y Rusia, siendo el último el que más desarrollo posee. Aquí es donde precisamente se quebranta el equilibrio de poder con otras potencias, como Corea del Norte, y puede, evidentemente, cambiar las reglas del juego. Ahora bien, eso está al porvenir y a las decisiones que tomen EEUU y Corea del Norte.

En conclusión, existen muchos factores, a la par de los mencionados anteriormente, que afectan en una guerra. Pero el devenir histórico no es predecible, pues, así es como funciona la historia, es escrita por los ganadores y victoriosos de conflictos bélicos.

Diego F. Herrera Gré

Bachiller en Tecnología y Matemáticas

Tercer año de Ciencia Política y Relaciones Internacionales Universidad Alberto Hurtado

Estudios en Filosofía Universidad Complutense de Madrid

Curso de Capacitación Militar III  Regimiento de Los Andes(2014)

Imágenes Cazas y Helicópteros.com,Boeing Aerospace,Hispantv.com