Vie. Jul 10th, 2020

CHINA -EEUU: EL CORONAVIRUS INTENSIFICA LA GUERRA FRIA

En vez de mitigar la competencia económica y geoestratégica entre EE.UU. y China, esta crisis sanitaria que ha creado el COVID-19 ha intensificado la “nueva Guerra Fría” entre ambas potencias.

El coronavirus está intensificando y acelerando la degradaciòn de las siempre difíciles relaciones entre Estados Unidos y China por su disputa sobre el origen de la pandemia y la catástrofe que ha desatado paralizando todos los países.Segùn analistas y medios especializados, la enfermedad Covid-19 ha reventado la globalización y está recrudeciendo la «Guerra Fría» comercial y tecnológica que ya libraban en los últimos años las dos mayores economías del planeta.

MOLESTIA EN WASHINGTON

Tomás Serrano

Senadores republicanos propusieron un proyecto de ley que permite al presidente Donald Trump sancionar a China si no coopera en investigaciones sobre COVID-19. El proyecto denominado “Ley de Responsabilidad COVID-19”, fue presentado el martes por el destacado senador republicano y estrecho aliado de Trump en el Congreso estadounidense, Lindsey Graham, con el objetivo de autorizar al mandatario implementar sanciones económicas y políticas de gran escalada a Pekín en torno a la investigación sobre el origen del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, liderada por Estados Unidos.

El Gobierno estadounidense,de aprobarse  esta iniciativa legislativa. podrìa imponer una serie de sanciones al país asiático, como congelación de activos, la prohibición de viajar y la revocación de visados, así como restricciones a los préstamos a empresas chinas y la prohibición de que compañías chinas coticen en las bolsas de Estados Unidos.

En un giro inesperado, y tras unas durísimas negociaciones, el presidente de EE.UU. señalò el viernes a la cadena Fox que se plantea la posibilidad de anular el acuerdo comercial con China cuya primera fase firmó  en enero.(aunque luego mitigò su declaraciòn enfatizando que sòlo es una “posibilidad”

LA RESPUESTA CHINA: DOS ESTRATEGIAS

China, con los paìses de la OTAN y otros países bajo influencia estadounidense pidiéndole una investigación internacional sobre el confuso origen del coronavirus, el autoritario régimen de Pekín sabe que se enfrenta a la mayor hostilidad desde la matanza de Tiananmen en 1989 y basa su respuesta en dos claras estrategias.

1.-Mascarillas

La primera de ellas es su «diplomacia de las mascarillas», que consiste en donar, pero sobre todo vender, material sanitario y de protección a los países en apuros, que en ocasiones reciben productos defectuosos que dañan todavía más el sello «Made in China».

2.-Comunicaciòn Agresiva

La segunda, liderada por sus diplomáticos más agresivos, ataca directamente a Trump por su nefasta gestión de la crisis, que ha dejado ya en EE.UU. más de 1,2 millones de contagiados y 76.000 fallecidos.

«Los políticos americanos han ignorado repetidamente la verdad y siguen diciendo mentiras descaradas. Su único objetivo es eludir su responsabilidad de sus pobres medidas de prevención y control de la epidemia y desviar la atención pública», señalò uno de los portavoces del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang.

Dando cobertura a «teorías de la conspiración» que sitúan el origen del coronavirus en un laboratorio del Ejército estadounidense o con vídeos de la propaganda que ridiculizan los bandazos de Trump con una moribunda Estatua de la Libertad, Pekín ha pasado a la confrontación directa para torpedear su reelección en noviembre.

Nota de la Redacción:

Hacia la Nueva  Guerra Fría

En vez de  mitigar la competencia económica y geoestratégica entre EE.UU. y China, esta crisis sanitaria que ha el COVID-19 ha intensificado la “nueva Guerra Fría” entre ambas potencias.

Sin duda,la polèmica sobre el origen de la pandemia revienta la globalización y amenaza con crear un nuevo mundo bipolar.

Santiago de Chile 13-05-2020

PoderGeopolitico

Fuentes: Zero Hedge, ABC

Imagen: El Español