fbpx

BIDEN, RUSIA Y CHINA

Grupo Editorial

Grupo Editorial

Diversos medios de comunicación han comenzado a elucubrar respecto de cuál es la posición de Joe Biden , acerca de Rusia y de China, los análisis y deducciones se derivan de actitudes y declaraciones de la campaña,así como de la historia y del contexto de su  Ethos y Entorno cultural.

China

En la mayoría de los asuntos, el presidente Donald Trump y el presidente electo Joe Biden pasaron más de un año insistiendo en que eran mundos separados. Pero en las relaciones entre Estados Unidos y China, según The National Interest “los dos candidatos  compitieron  por los  mismos laureles , cada uno esforzándose a cada paso para demostrar que sería excepcionalmente duro con Beijing”. China apareció decenas de veces en  el debate final , y ambos candidatos casi se acusaron mutuamente de aceptar cheques personales del presidente vitalicio chino Xi Jinping. Un  anuncio de Trump  alegaba que con Biden, “China está a cargo”, mientras que un  anuncio de Biden  decía que Trump “se ha dado la vuelta para los chinos”.

Los onerosos aranceles que implementó Trump y la represalia china que han provocado  no han  restaurado la fabricación estadounidense a sus días de gloria de mediados de siglo, no han eliminado el déficit comercial de Estados Unidos ni han detenido el robo de tecnología china. En cambio, estas políticas han sido costosas para los consumidores estadounidenses, que en  última instancia pagan los aranceles del gobierno sobre los productos chinos. También han sido devastadores para demasiados agricultores estadounidenses, para quienes un  rescate agrícola federal  no puede  compensar la  pérdida de participación de mercado o de toda la granja.

En segundo lugar, el impulso de contrarrestar el crecimiento  y la  actividad militares chinos  alrededor de Taiwán  y el Mar de China Meridional, en particular mediante la expansión de la huella militar estadounidense en Asia, es, en el mejor de los casos, arriesgado. China busca y probablemente logre cierto grado de hegemonía regional,  pero no está en condiciones  de intentar una proyección de poder global que pondría en peligro los intereses centrales de Estados Unidos. Sus capacidades militares son significativamente defensivas y su  poder marítimo limitado. por accidentes de la geografía y equilibrado por las fuerzas de otras naciones cercanas. Poner a las tropas estadounidenses en espacios reducidos con el ejército chino crea demasiadas oportunidades para la escalada, tal vez incluso por error, en asuntos en los que los estadounidenses no necesitan involucrarse en absoluto. Una postura militar agresiva hacia China fomenta más una amenaza de lo que disuade.

Es por ello que el discurso  de China de Biden pareció  más bien una estratagema electoral para proteger su flanco de las acusaciones de ser blando con Beijing.

Biden  al mismo tiempo que llamaba a China un “competidor”, siempre se refería  a Rusia como un “oponente”. 

Biden no ha  ocultado  su intención de confrontar y castigar a Moscú en numerosos frentes políticos, desde la interferencia electoral de Estados Unidos hasta la guerra en curso en Ucrania. La implicación para la gran estrategia de Estados Unidos es clara: como parte de su objetivo primordial de hacer retroceder a Moscú, la próxima administración Biden tiene todas las razones para intentar abrir una brecha en la creciente asociación estratégica chino-rusa “. Buscando un reinicio limitado con China. Esta lógica estratégica central se ve reforzada por las fuerzas partidistas nacionales. El liderazgo del Partido Demócrata no ha mostrado interés por continuar con un amplio conflicto con China, un enfoque político que se ha asociado cada vez más con la perspectiva de la política exterior de Donald Trump en los últimos cuatro años. 

“Nuestro mayor competidor es China. Y dependiendo de cómo manejemos eso, se decidirá si somos competencia o si acabamos en una competición más seria en el sentido (del uso) de la fuerza”, señaló Biden durante la Campaña Electoral.

Rusia

Joe Biden, considera a Rusia el país que más “amenaza la seguridad” de su país, mientras que China es su principal competidor, con el que mantiene un pulso que podría volverse “más serio” en los próximos años.

Durante esa misma  entrevista emitida el domingo 25 de octubre por la cadena CBS News, Biden respondió así a la pregunta de cuál es el país que más amenaza al suyo: “Creo que la mayor amenaza para Estados Unidos ahora mismo, en el sentido de romper nuestra seguridad y nuestras alianzas, es Rusia”.

Mientras, el ámbito de comentarios políticos de Rusia permanece dividido respecto a potenciales consecuencias de  las elecciones. Hay un número considerable de analistas y políticos a quienes les preocupa que un presidente Biden, basado en su retórica electoral y su mandato en la administración Obama, intensifique la política de retroceso de Washington contra Rusia. La publicación rusa Vzglyad argumentó que una presidencia de Biden no solo sería una mala noticia para Rusia por las razones habituales , entre ellas, más sanciones, más apoyo militar para Ucrania y presión para la adhesión de la OTAN a más estados postsoviéticos en la frontera de Rusia , sino porque cambiaría el equilibrio de poder contra Rusia al reconciliarse con la Unión Europea y buscar un acercamiento con China a expensas de Moscú.

Otros análisis rusos son moderadamente optimistas:  En efecto,  algunos  políticos rusos mantienen un tibio optimismo sobre la supervivencia del Nuevo START y el Acuerdo Nuclear Iraní. “Biden prometió, en caso de ser elegido, extender el tratado Nuevo START y devolver a Estados Unidos al Acuerdo Nuclear de Irán. Biden se opuso estridentemente a Rusia en la Conferencia de Munich, ya que es el heredero de la línea política de Obama. Pero estos dos pasos son muy importantes para la estabilidad estratégica y para prevenir la guerra con Irán ”, señaló el senador ruso Aleksei Pushkov. El senador y presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación, Konstantin Kosachev, se hizo eco de la valoración de Pushkov: “El Acuerdo con Irán es una creación de Barack Obama.

 

COMENTARIO DE LA REDACCIÓN:

“LA DOBLE GUERRA FRÍA”

Hay muchos elementos que permiten deducir que la diferencia de discurso y  trato respecto a China y a Rusia por parte de Biden (uno es “un competidor”y el otro “la principal amenaza”), obedece a la sugerencia de Henry Kissinger de introducir una cuña o abrir una brecha geoestratégica entre las dos mayores potencias de Eurasia, e impedir o debilitar una unidad geopolítica de proporciones con las dimensiones propias de una masa continental, algo similar a la estrategia implementada por Richard Nixon durante la primera Guerra Fría.

La estrategia sugerida por Kissinger, según algunos está orientada a evitar una “Doble Guerra Fría”. Para otros sólo se trata de evitar una Segunda  Guerra Fría en dos frentes: la frontera OTAN-RUSIA y el INDO-PACÍFICO.

Puede que la cohesión o la división euroasiática resulten determinantes para el resultado de una Segunda Guerra Fría, pero carece de importancia relativa el hecho de que  la presión inicial comience en la frontera NATO RUSIA o en la masa oceánica del INDO-PACÍFICO, lo que parece relevante es que una competencia estratégica mundial entre potencias continentales desafiantes y la potencia oceánica hegemónica, parece inevitable.

Santiago de Chile, 15-11-2020

Fuentes The National, Interest,Sputnik News

Imágenes Sputnik, The National Interest 

 

News Letters

Para recibir en forma directa, expedita y actualizada nuestras noticias en su dirección electrónica (Email), complete sus datos en el formulario.

Comparte las últimas noticias

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email